sábado, 21 de diciembre de 2013

La Mirada Sucia, Viñetas y Bocadillos, 19/12/2013





La página dividida verticalmente en dos viñetas, derecha e izquierda, que forman
una unidad, sin relevantes diferencias entre ellas, muestra un panorama desolador:
familias desahuciadas, desesperación en rostros desencajados y penumbra en el ánimo.
Mientras, como flashback de un pasado en que aún los políticos no gozaban del
descrédito actual, se nos muestran recuerdos de una memoria que hace aún más
dolorosa la situación.
Esta es la metáfora visual con que da comienzo Beowulf de David Rubín y
Santiago García, y aunque describa el inicio de un poema épico que probablemente
tenga más de mil años de antigüedad, se nos antoja punzantemente actual. Casi nos
parece ver a Luis de Guindos, primero al mando de Lehman Brothers en esa época en
que dicen que vivíamos por encima de nuestras posibilidades aunque muchos
contásemos las monedas para pedir una caña de un modo similar al que lo hacemos
ahora. A él le vemos regocijándose en la opulencia, escribiendo en la prensa peroratas
acerca de la conveniencia de invertir en lo que luego vimos que no era más que basura,
negando la existencia de un monstruo llamado burbuja inmobiliaria. Al fondo no
dejamos de verle, ahora con gesto adusto, portando la cartera de una economía que
sigue siendo de subsistencia (la nuestra) o puntera (la suya) según se mire.
Porque lo cierto es que con la crisis nos han jodido hasta tal punto que a lo mejor
añoramos la manera en la que nos daban por culo antes.
- Usaban vaselina, nos oiremos decir como el que repite una lección
entonándola una y otra vez.
- Teníamos casa, coche, trabajo, un armario repleto, un gadget de última
generación...
- Hipoteca, hipoteca, explotación, necesidades creadas...
Jugábamos al capitalismo llevando por mano un farol y pensábamos que íbamos
a hacer saltar la banca. Pero no es que apostásemos excesivamente fuerte, eran ellos, al
otro lado de la mesa, los poderosos, los que continuaban subiendo y subiendo el envite:
- Veo tu precio del metro cuadrado de suelo por las nubes y subo 50 más.
- Veo tu carrera universitaria desembocando en un trabajo de becario y subo a
que las prácticas no sean remuneradas.
- Veo los precios de telecomunicaciones, de luz, de agua, de cesta de la compra
y otras necesidades básicas por encima de la mayor parte de las naciones de Europa y
subo las 100 pesetas a un euro.
Todo desembocaba en la sodomía del trabajador y ahora quieren que lo
recordemos como si el capitalismo tuviera bonanza y crisis cíclicamente en lugar del
más apropiado análisis de que tiene bonanza y crisis por estratos. La tierra de las
oportunidades lo es de verdad para el que no nace al sur del río, para el que no sueña
que es pobre y vive cargado de deudas, para el que tiene donde caerse muerto.
Cuando se celebran 50 años del nacimiento de Mafalda, me parece oír el
retumbar de sus carcajadas tras leer la definición de democracia. Risa perpetua, como lo
parece nuestra condena ahora que pronto volverán los camiones blindados con
manguera a presión a tratar de disolver nuestra disconformidad. Volverá "el sifón"
mientras abandona a estos azules la tinta barata con que camuflaron sus grises
uniformes. Volverán las batallas campales por nuestros derechos o la represión más
feroz, la que muchos nunca conocimos. La distopía tendrá que adivinar futuros más
audaces para no parecer una novela de Joe Sacco. Y en medio de todo esto, cuando
parezca que no pueden aborregarnos más, que han tensado la cuerda hasta su ruptura,
llenaremos calles iluminadas de absurdo encantamiento para buscar consumir sin
sentido y perpetuar un sistema que, como el diablo, ha conseguido hacer que creamos
que no existe.

viernes, 13 de diciembre de 2013

La Mirada Sucia, Transgénero. 12/12/2013



Noche de diciembre en La Mirada Sucia, nos aproximamos a fechas navideñas amablemente empujados desde los grises días que nos está tocando vivir, y con grises días no me refiero a la desaturada estampa en la que se ha convertido Zaragoza con ayuda de la niebla. Son grises porque desde cualquier punto o aspecto de análisis, ya sea político, social, histórico o económico; de justicia e igualdad; global, local, campo o ciudad, o como carajo quieras analizar el presente, todo parece bastante gris. Particularmente comparto esa plomiza sensación y con ello no me posiciono en la visión victimista y derrotista que tanto favorece a la libertad de acción de este sistema. Es más bien un hastío progresivo pero reflexionado: publicidad a borbotones, esa ostentosa iluminación del centro de la ciudad, la gente que mira los escaparates sabiendo de antemano que no va a poder pagarlo, decenas y decenas de transeúntes con la calle como hogar, la jodida ley de seguridad ciudadana.  Creo sinceramente que una de las causas de la victoria del capitalismo ante el bloque soviético fue el color, ya sé que el belicismo y el poder de producción hicieron su papel, pero el modelo colorista que Estados Unidos supo vender y que contrarrestaba con el sombrío modelo soviético, seguro que tuvo su incidencia en el resultado actual. Ahora, ya sabemos que la fachada y el artificio son tan importantes para el sistema como las Cartas Magnas o las declaraciones de derechos.
Dos ejemplos actuales de esta forma de trampantojo de teatro, a lo Miguel Mihura, pero mucho menos cómico, los hemos visto esta semana: el trigésimo quinto aniversario de la Constitución y el funeral de Nelson Mandela. El primer acto, ostentoso y pedante a la manera capitalista, simbolizó la apropiación por parte del partido en el gobierno de una constitución escuálida y que cada vez se convierte más en un arma arrojadiza que en un arma que defienda nuestras libertades y derechos, con todo lo antidemocrático que eso significa. El segundo acto mucho más global, simbolizó la apropiación de una figura histórica y su lucha. En palabras del filósofo Santiago Alba: De entrada puede producir alguna extrañeza que los mismos gobernantes que cierran las fronteras a los emigrantes o los deportan a golpes o pagan a dictadores para que se deshagan de ellos con discreción en los desiertos, los que mandan drones a bombardear otros países y soldados a invadirlos, los que apoyan dictaduras en las que los extranjeros trabajan en condiciones de esclavitud, los que persiguen y encarcelan a jóvenes por soñar la autodeterminación de sus pueblos, los que promulgan leyes liberticidas, los que apoyaron en otro tiempo el apartheid en Sudáfrica y lo apoyan hoy en Palestina; que los mismos periodistas e intelectuales que piden a gritos la cadena perpetua y hasta la pena de muerte, los que arremeten contra Cuba o contra Venezuela, los que legitiman golpes de Estado en Honduras y criminalizan a Correa o Morales, los que defienden la privatización de los recursos, la educación y la cultura, los que en estos días rendían también homenaje a Kennedy y un poco antes a Thatcher y Reagan, produce sin duda extrañeza -digo- que estos gobernantes y estos periodistas sientan de pronto ese arrebatado fervor por un expreso político que luchó toda su vida contra ellos y lo que representan. Más trampantojos de este teatro de lo absurdo: Santiago Alba lo llama la abstracción del sistema- Le pasó al Che, a Gahndi y ahora a Mandela. Si leemos el capítulo que Naomí Klein dedicó a Sudáfrica en su obra La doctrina del shock o atendemos a los datos relativos a desigualdad económica y violencia racial en ese país, podemos decir que el combate de Mandela fracasó o al menos no triunfó enteramente. Asimismo podemos decir que convertir a Mandela en un “antirracista abstracto” y homenajearlo por ello supone una manipulación que busca volverlo “inservible” para las causas populares. A menudo los capitalistas, los racistas, los machistas premian u homenajean a los anticapitalistas, a los antirracistas y a los antimachistas no tanto para sobornarlos y ablandarlos -que también- sino para contaminarlos e inutilizarlos en sus propias filas. Esta noche de diciembre, La Mirada Sucia, sin artificios ni trampantojos, gris como el cielo y la igualdad se acerca al transgénero desde una perspectiva igualitaria pero transformadora. Leo en Diagonal que un 35% de las mujeres del mundo entero han sido víctimas de violencia física y/o sexual. Así mismo, un gran número de hombres que no “encajan” en los patrones patriarcales suelen ser insultados, violentados o asesinados. La desigualdad de género es un elemento crucial y explicativo de la violencia, y con ello, la igualdad es una herramienta para luchar contra esa violencia, los estudios sociales nos dicen que las familias no igualitarias son a menudo más violentas comparadas con las familias u hogares igualitarios. La igualdad de género es un factor de protección. Y con ello, la normalización del tercero, cuarto, quinto o los géneros que sean. Me pongo pues mi atuendo gris de invierno, al modo de Johnny Cash , otro que trascendió su género (en su caso musical) y me preparo para empezar un programa más.




viernes, 6 de diciembre de 2013

La Mirada Sucia, ¿Por qué me fui del Caribe? 05/12/2013



¿Por qué me fui del Caribe?
Rita se despierta con el sonido de las olas,
La arena se clava por todo su cuerpo
las pulgas se han adueñado de su piel haciéndola su trinchera
Rita abre un ojo y observa una mancha azul inmensa
Conforme se frota los ojos ante tan impresionante visión
Empieza a ver claramente,
Es el mar fusionado con un azul increíble
Rita se incorpora, estirándose, cuando una doña se le acerca y le regala un coco
Mmmm que rico sabe, sagrado Caribe que de todo abastece!
Cuando ha saboreado el coco, decididamente se va al agua
Ese azul inmenso la acoge, la abraza…
Se mimetiza en el agua, Se convierte en una de sus habitantes
Flota, reboza,
Flota, Flota,
salta y corre
Rita se siente increíblemente afortunada de estar en esta hermosa playa del Caribe mexicano, de la que sorprendentemente ha olvidado el nombre.
Una sensación extraña  la acompaña, no están sus amigas ni la gente con la que comparte su vida…
Ella se siente ligera, como si le faltara algo…
¿Dónde se habrá metido toda la gente?- se pregunta
Que raro, que raro
De repente una voz metálica destroza la paz de nuestra amiga…
“Queridas Pasajeras Les informamos que estamos a punto de aterrizar en Madrid, les agradecemos que hayan confiado en nosotras para viajar Mujeres Pilotando les desea feliz regreso”
El caribe mexicano desaparece ante los ojos de Rita, para devolverla a la realidad, está llegando a Madrid, después de seis años de aventuras al otro lado del charco.
Al incorporarse se da cuenta de lo que había olvidado, dentro de ella lleva un pequeñito ser del Caribe.
El Caribe está contigo hermana. 

La Mirada Sucia. ¿Por qué me fui del Caribe?